14 abril 2021

San Lorenzo perdió contra Santos y se complica su participación en la Copa Libertadores

De local, el Ciclón perdió 3 a 1 en el partido de ida que determina el ingreso a la fase de grupos de la Libertadores. Braga, Marinho y Angelo marcaron para el equipo brasileño y Ángel Romero descontó para los de Boedo.

El Santos subcampeón del torneo 2020 (en enero eliminó a Boca en semifinales y cayó en la final ante Palmeiras) tiene medio equipo distinto. Y hasta cambió el técnico. Y aunque también le haya tocado esta instancia, los ahora dirigidos por Ariel Holan demuestran que están para algo más serio. Sin rodaje local desde el 16 de marzo (el estadual paulista se paró por el Covid), no perdieron la esencia: metedores para forzar el error, pelota al piso, juego corto, coordinado y voraz, con chicos de 17 (Kayky y Marcos Leonardo) y 18 años (Gabriel Pirani) que se plantaron con la misma autoridad que Pará (35).

Dos goles oportunos golpearon el ánimo del Ciclón: primero fue a los seis minutos, cuando el partido estaba armándose, que de una pelota recuperada, llegó la acción individual de Lucas Braga: encaró por izquierda y enganchó hacia adentro para sacar el latigazo cruzado de derecha, inatajable para Devecchi. Y el 2-0 llegó de penal, a los 46′ de esa etapa: falta del arquero a Braga, para que Marinho, en su regreso post Covid, clavara su remate en el ángulo. Inatajable, parte II.

Aunque tampoco es que entre un tanto y otro los de Boedo dominaron a los brasileños. La intención de repetir el 11 que venció a Estudiantes en Uno, con la única variante de Angel Romero por Uvita Fernández, no le funcionó a Dabove. El problema no es de nombres propios sino de funcionamiento. Y de qué enfrente hubo un rival que supo a qué jugar.

El ingreso temprano de Óscar Romero -por la lesión de Julián Palacios- levantó al hincha del sillón de su casa en una contra rápida, en la única vez que los mellizos pudieron juntarse y el local puso en aprietos a Joao Paulo: robó Braghieri, encabezó Pittón, aguantó Ramírez, descarga en Oscar, apertura para Angel y centro para Bruno, que entró de 9 y definió afuera.