25 septiembre 2021

Repatriaron a las dos menores salteñas que desaparecieron en Salvador Mazza y las encontraron en Bolivia.

El fiscal provincial a cargo del caso Armando Cazón cuestionó la tardanza que implica el regreso de personas que salieron del país en contra de su voluntad.

Repatriaron a las menores de 14 y 12 años que en el mes de julio habían desaparecido de la localidad salteña de Salvador Mazza y que fueron encontradas días después en Bolivia. La mujer que las acompañaba, Ingrid Paola Saldaña, quedó detenida.

Tras el hallazgo en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, las niñas quedaron a cargo de la Defensoría de la Niñez del país vecino. Los trámites de repatriación podrían haber durado hasta tres meses, sin embargo el fiscal penal provincial a cargo del caso, Armando Cazón, logró resolverlo antes. Las adolescentes están ahora en Salvador Mazza.

Sobre el hallazgo y posterior de las menores, Cazón destacó que fue el resultado de una investigación compleja debido a la cantidad de trámites que la ley demanda. “Los plazos y los organismos que intervienen son una burocracia infernal”, describió el fiscal en una entrevista con Central Policial.

Cazón explicó que el pasado 23 de julio solicitó a Interpol y a la Policía Internacional el recupero de las adolescentes y la detención por privación ilegítima de la libertad a la gente que estaba con ellas. También intervinieron las embajadas de Argentina y de Bolivia. “Cuando se efectivizó la detención empezamos a trabajar en repatriarlas. Nosotros lo logramos en días lo que podría haber tardado hasta tres meses. Me parecía que esa demora iba a entorpecer la investigación. No puede ser posible que las víctimas tengan que esperar tanto tiempo para volver”, recalcó.

Con las menores ya en Salta, el siguiente paso será avanzar con la investigación. Cazón adelantó que las chicas serán entrevistadas a través de Cámara Gesell para determinar la hipótesis del caso. También adelantó que hablará con legisladores para agilizar los trámites de repatriación de las personas que salen del país engañadas o en contra de su voluntad. “Debe haber un protocolo más rápido. En primer lugar para que las víctimas puedan volver a sus hogares y en segundo lugar para que la investigación avance”, finalizó.