8 mayo 2021

Relaciones Peligrosas: La Provincia le debe a EDESA 200 millones de pesos en subsidios culpa del gobierno anterior

Cercana, de mutua necesidad y de permanente conflicto se podría definir la relación entre las empresas que prestan servicios públicos con el Estado Provincial.  

Las sucesivas depresiones económicas que castigaron al país, y en consecuencia la provincia, dio origen a un nexo entre ambos sectores: los subsidios, que resultaron una pata importante para el funcionamiento de las empresas y un elemento de negociación permanente para el Estado. 

En ese núcleo de negociación e intercambio se dieron uno de los capítulos más ásperos de esta relación. Por ejemplo, por deudas y compensaciones dieron lugar a polémicas declaraciones en los medios de comunicación. 

A decir, el actual presidente del Ente Regulador de los Servicios Públicos, Carlos Saravia, dijo: “La Provincia le debe a EDESA 200 millones de pesos en subsidios, porque al Gobierno anterior se le ocurrió no pasar la plata que recibía en concepto de subsidios de la Nación en energía eléctrica”. 

Saravia apuntó contra las decisiones del urtubeicismo en materia de servicios públicos al indicar que Lucio Paz Posse, ex presidente de Aguas del Norte y Emiliano Estrada, ex ministro de economía, tomaron decisiones que llevaron a la empresa Aguas del Norte a un estado de insolvencia absoluta. 

Tanto Aguas del Norte como EDESA Sa, acreditan que el Estado tiene deudas con las empresas. Al respecto, Saravio enfatizó que “Ellos prefirieron pagar sueldos, disimular la crisis, y esa plata obviamente era de las empresas. No puedo dejar de hacer notar que toda la ecuación económica está comprometida por la emergencia sanitaria que tiene repercusiones económicas a todos los niveles; por otro lado nosotros estamos tomando medidas, que hacen a la sensibilidad social, a fin de protegemos lo más que podemos siempre partiendo de la franja más deprimida y pasando por la clase media baja.

Quizá no es tan pertinente decir que el moroso más grande es el Estado, el problema es que la pandemia hace estragos. En esta pandemia he visto que las empresas que brindan servicios han tenido buenas reacciones, han tolerado que les toquemos la economía y hasta ahora el servicio, en energía eléctrica, no ha tenido ningún tipo de disminución. En el tema del agua es una empresa fundida, así lo entregó el Gobierno anterior, sin ningún tipo de inversiones, y hoy se ve que todo lo que se hizo antes tiene consecuencias bastante graves; a esta empresa le va a costar mucho salir de la situación en la que está”. 

La marcada crisis económica y la aparición de la emergencia sanitaria formaron un confuso panorama para las empresas y su relación con el Estado. Desde el Organismo de Control puntualizaron detalles respecto al criterio de facturación de Edesa: 

“Los locales tienen otro tipo de fundamentación en lo que se refiere al consumo. El contrato de concesión autoriza, en casos de fuerza mayor, cuando no se pueden leer los medidores, a hacer una facturación estimada que siempre se da en relación a lo que es el consumo anterior, como parámetro, o eventualmente como promedio.

En los locales comerciales, cuando contratan el suministro y se ponen el medidor, se establece la potencia contratada y si no la usas igual se cobra. Si te excedes en el consumo cae una multa muy fuerte, que está prevista en el contrato, porque el total de la energía que se contrata EDESA se lo paga a CAMMESA, y CAMMESA se lo cobra haya usado o no. Está la posibilidad de recategorizarte y bajar el caudal de potencia contratada después de 12 meses de servicio. Es una situación complicada y a esto se suma que la Provincia le debe a EDESA 200 millones de pesos en subsidios, porque al Gobierno anterior se le ocurrió no pasar la plata que recibía en concepto de subsidios de la Nación en energía eléctrica; por otro lado a Aguas del Norte le deben 130 millones en concepto de subsidios de la Provincia, por esta razón ambas empresas están reclamando porque en algún momento van a llegar al quebranto”.