23 julio 2021

Peluquero abusador engañaba a adolescentes: comercializaba imágenes de menores de edad

Un peluquero que había sido escrachado durante una manifestación realizada el miércoles último en uno de sus locales del barrio porteño de Villa Devoto fue detenido en la localidad bonaerense de Santos Lugares acusado de haber abusado sexualmente de cinco adolescentes y de comercializar imágenes de menores de edad con fines sexuales.

Se trata de Daniel Moronta, quien fue capturado el jueves en su domicilio de dicha localidad, en un operativo realizado por efectivos de la División Delitos Cibernéticos Contra la Niñez y Adolescencia de la Policía Federal Argentina (PFA).

Voceros policiales informaron que Moronta comenzó a ser investigado a mediados del año pasado, luego de que dos adolescentes denunciaran haber sido vulneradas y engañadas por el peluquero.

Según las víctimas, el hombre les ofrecía la oportunidad de convertirse en modelos en una productora reconocida, donde cobrarían en dólares y podrían realizar viajes al exterior.

De este modo, Moronta obtuvo la confianza de sus víctimas, a las que luego llevó a su departamento, donde realizaba fotos y videos sexuales con las adolescentes, a quienes obligaba a quedarse en ropa interior y luego abusaba de ellas.

Por este denuncia, la Policía de la Provincia de Buenos Aires realizó el año pasado tres allanamientos en sus locales y en su domicilio, donde aprehendió al peluquero y secuestró la totalidad de los elementos informáticos que contenían almacenamiento digital.

Sin embargo, en esa ocasión, el hombre fue liberado poco después.

Pero a mediados de este año otras tres adolescentes denunciaron haber sido víctimas de Moronta, bajo el mismo modus operandi, añadieron los informantes.

A raíz de ello se le dio intervención en la investigación a la PFA, cuyos efectivos pudieron dar con el paradero del peluquero, sobre quien pesaba un pedido de captura nacional e internacional.

Finalmente, el Juzgado de Garantías 4 del Departamento Judicial de San Martín ordenó allanar la vivienda, en la que además se secuestró el teléfono celular del hombre, quien al momento de ser llevado esposado recibió insultos.

En ese sentido, familiares, amigos y conocidos de las víctimas se habían concentrado el pasado miércoles frente a uno de los comercios del acusado, en Villa Devoto, para reclamar a la Justicia.

Astrid, una amiga de una de las víctimas, explicó que decidieron manifestarse «para que la Justicia condene a este señor y para que los vecinos del barrio se enteren de a quién tienen al lado».