30 julio 2021

Neuquén: Muere un niño de 5 años, la familia admitió que había consumido dióxido de cloro

En visperas del dia del niño ocurrió una tragedia que nuevamente pone en el foco la controversia que provoca el dióxido de cloro. Un niño de 5 años murió esta madrugada en el Hospital de la localidad neuquina de Plottier tras ingresar a la guardia médica con un cuadro cardiorrespiratorio que posiblemente habría sido causado por la ingesta el día anterior de dióxido de cloro, informaron fuentes oficiales.


El deceso se produjo a la 1:15 de esta madrugada al no responder a las maniobras de reanimación practicadas por el equipo médico que lo atendió en el centro de salud adonde ingresó a la 0:20 de este sábado.


Cabe destacar que aún se esperan los resultados de la autopsia oficial para que la justicia avance con la investigación iniciada este sábado a partir de la denuncia radicada por las autoridades sanitarias.


También te invitamos a leer «Jujuy: Un hombre de 51 años fallece, la familia advierte los peligros del dióxido de cloro el cual es posible culpable»


El Ministerio de Salud de Neuquén informó en un comunicado que «se realizó una denuncia policial por muerte dudosa» y que «del interrogatorio a sus familiares, se desprende que el día anterior el niño había consumido dióxido de cloro».


«En este sentido, es importante recalcar que desde el Ministerio de Salud se comunica y se adhiere a las recomendaciones realizadas sobre el no consumo (ingesta, inhalación, inyección, etc.) de productos que contengan dióxido de cloro, clorito de sodio, hipoclorito de sodio o derivados«, indica el comunicado.


Continúa «el dióxido de cloro es un gas de color amarillo o amarillo-rojizo utilizado como blanqueador en la fabricación de papel, en plantas públicas de tratamiento de agua y en el proceso de descontaminación de construcciones».


Adicionalmente describen las posibles reacciones en las personas que agravan las sospechas de que la solución fue la culpable de la muerte «la disminución de la presión arterial que puede dar lugar a síntomas graves como complicaciones respiratorias debido a la modificación de la capacidad de la sangre para transportar oxígeno».


También «la inhalación a través de nebulizadores puede generar edema pulmonar, broncoespasmos, neumonitis química y edema de glotis e incluso producir la muerte si se las exposiciones están por encima del valor límite de exposición profesional».


Finalmente, desde el Ministerio de Salud de la Nación también se emitió un comunicado en el que aclaran que el dióxido de cloro «no está autorizado, no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte del Ministerio para su comercialización y uso».