28 febrero 2021

Francia: París con nuevas restricciones por la covid-19

Con un nivel de contagios inferior al de Madrid, la capital francesa reduce el aforo en la universidad y los comercios, además de cerrar los bares y cafés, pero no los restaurantes.

París cierra esta mertes los bares y cafes durante 15 días para luchar contra el coronavirus, pero mantendrá abiertos los restaurantes, que se verán sometidos a un protocolo sanitario más estricto del que tenían hasta ahora. «A partir de mañana (por este martes), todos los bares deberán cerrar. Los restaurantes permanecerán abiertos en sus horarios habituales, siempre y cuando respeten un nuevo protocolo sanitario validado por el Alto Consejo de Sanidad Pública», anunció ayer Didier Lallement, prefecto de Policía de París, en rueda de prensa.

Además, se prohibirá en la capital y su periferia la venta de alcohol para llevar y su consumo en la vía pública a partir de las diez de la noche, así como las fiestas universitarias y las ferias y salones profesionales. Los gimnasios, las salas de baile y las piscinas deberán cerrar sus puertas, aunque las actividades de menores estarán permitidas. El aforo en los centros comerciales y grandes almacenes se verá también reducido.

En cambio, los teatros, cines y museos permanecerán abiertos, siempre y cuando cumplan con el protocolo sanitario establecido, al igual que los estadios y campos de entrenamiento al aire libre, que podrán seguir con sus actividades bajo ciertas condiciones. Las visitas de familiares a las residencias de ancianos solo se permitirán con cita previa y de dos personas como máximo.

«La epidemia va demasiado deprisa. Hace falta frenar ahora antes de que el sistema sanitario esté desbordado», explicó el prefecto a la hora de justificar estas nuevas restricciones. Lallement explicó que en quince días se decidirá si se mantienen o levantan estas restricciones o si se añaden otras, en función de la evolución de la situación sanitaria en la capital.

El Gobierno francés declaró el domingo por la noche a París y su periferia «zona de máxima alerta» de covid-19, al superar la capital francesa este fin de semana los umbrales máximos de los tres indicadores principales: la tasa de incidencia de la enfermedad, la tasa de incidencia en personas mayores y la tasa de ocupación de camas de cuidados intensivos en los hospitales por pacientes con coronavirus.

Paradójicamente, los 520 contagios por 100.000 habitantes en dos semanas que han llevado a tomar estas medidas en la capital francesa son muy inferiores a los que registra Madrid, por encima de 700 casos y en algunas zonas como Vallecas, del millar. Lo mismo sucede en Nueva York, que ha cerrado nueve distritos con una tasa de contagios de 88 por 100.000 habitantes.

Cambios en universidades

El Ejecutivo francés ya había advertido a las autoridades de París de que si los indicadores no mejoraban el fin de semana, la capital pasaría a ser considerada zona de máxima alerta. Hasta ahora la ciudad era zona de alerta reforzada, lo que suponía ciertas restricciones, como, por ejemplo, el cierre de bares a las diez de la noche y la limitación del aforo en eventos públicos.

El Gobierno, que a finales de septiembre había decretado el cierre total de bares, cafés y restaurantes en las zonas de alerta máxima, permitirá a partir de ahora que los restaurantes permanezcan abiertos si cumplen un protocolo sanitario estricto. Por ello, los locales de Aix-Marsella, que se habían visto obligados a cerrar sus puertas el pasado 27 de septiembre por estar en zona de alerta máxima, obtuvieron este lunes el permiso para reabrir al público.

Por otro lado, a partir de este martes las universidades deberán reducir su aforo a la mitad de su capacidad de acogida en los espacios públicos (aulas, comedores y bibliotecas universitarias), tanto en las zonas de alerta reforzada como en las zonas de alerta máxima, anunció en Twitter Frédérique Vidal, ministra de Enseñanza Superior, Investigación e Innovación. Desde que estalló la crisis sanitaria, 32.230 personas han muerto por coronavirus en Francia.