4 octubre 2022

LA LINDA NOTICIAS

Noticias de la Provincia de Salta

El tartagalense Esteban Ribovics superó con un tremendo KO al británico Paull

El luchador tartagalense de MMA, Esteban Rivobics, venció en la noche de este martes al británico Thomas Paull con un KO fulminante a los 90 segundos del primer asalto y ganó así un lugar en la UFC, Ultimate Fighting Championship, en categoría Peso Ligero.

“El Gringo” eleva así su récord invicto a 12-0, y se reafirma como el mejor luchador sudamericano en el ránking, habiendo conquistado los títulos de Campeón Sudamericano de Peso Ligero, en el MMA Samurai Fight House 3 (2022) y cinturón interino de los Pesos Ligeros de la Fusion Fighting Championship; FFC (2020).
Antes de la victoria, Esteban se mostró confiado ante los micrófonos de la organización y remarcó: “El hecho de estar aquí, en Las Vegas, ya cambiaría mi vida, pero si gano el contrato cambiaría mucho más”, aseguró. “Voy a salir igual a arrancarle la cabeza al otro”, aseveró.
Y así lo hizo el tartagalense, que en menos de 90 segundos de combate, ya tiró a la lona al británico y tras una seguidilla de golpes, llegó el dramático KO, que evidenció la supremacía del salteño, a quien ahora se le abren las puertas más importantes del mundo de esta actividad.
En Tartagal casi nadie se quiso perder el combate de su representante y ni bien terminó la pelea, muchos salieron a festejar el triunfo del salteño, quien ahora firmará su primer contrato con UFC.
El tartalaguense también reveló el apoyo que recibió de Emiliano Sordi, ganador del cinturón y el millón de dólares en PFL en 2020 al ofrecerle su hospedaje y también ser su representante.

Le dedicó el triunfo a su mamá
Luego de su categórico triunfo sobre Thomas Paull, el tartagalense Esteban Ribovics sorprendió con sus declaraciones y su emotiva dedicatoria a su mamá: “Ella más que nadie me ayudó siempre. Gracias a ella yo estoy acá, tengo su soporte hace muchos años. Hasta el día de hoy me mantenía ella. Le prometo que le voy a devolver cada gota de sudor que derramó por mí”.