26 febrero 2021

El poderoso Bayern Munich goleó al Atlético de Madrid

Los actuales campeones de “La Orejona” son los firmes candidatos, la “víctima” en este caso fue el Aleti del Cholo Simeone, un equipo que se caracteriza por tener buen esquema defensivo.

A solamente dos meses de aquella jornada en Lisboa en la que el Bayern Múnich se consagró campeón de Europa y cerró su espectacular temporada con el Triplete, el equipo alemán inició la defensa de su corona en una nueva edición de la Champions League con un triunfo contundente ante el Atlético Madrid del Cholo Simeone.

Los primeros minutos fueron de estudio. El conjunto visitante apostó por la presión alta e incluso buscó disputarle la tenencia del balón al local, pero se le dificultó a la hora de generar ocasiones, más allá de que Suárez tuvo una al rematar ancho en el área antes de los 10 minutos.

Con el correr de los minutos, el Aleti optó por replegarse más cerca de su arquero y dejó de presionar arriba. Eso le permitió al Bayern dominar el encuentro con mayor facilidad y acorralar a su rival. A los 27 minutos, Kimmich recuperó en un rechace corto de la defensa española y lanzó un pase largo, cruzado a espaldas de Trippier para Kingsley Coman, quien dominó en el área y definió al segundo palo para el 1 a 0.

Tras el tanto, el partido se alejó de las áreas. Con el equipo de Diego Simeone sin ideas en ataque y con el local sin apuros, intentando sacar a su rival del fondo, haciendo circular la pelota, pero con poca penetración. Sobre el final de la primera mitad llegó el 2 a 0, cuando Lewandowski pudo recibir de frente al arco contrario y con opciones de pase. El austríaco condujo, abrió para Coman, el más desequilibrante del encuentro, que juntó marcas y cambió la pelota hacia el otro lado por donde apareció Leon Goretzka para rematar de derecha y estampar de volea su gol.

En el segundo tiempo, la tónica del encuentro no cambió. Los de Simeone se replegaron en su propia área, perdieron la mitad de la cancha y apostaron solamente al contragolpe, aunque se les hizo dificil ya que prácticamente no pudieron recuperar la pelota en zonas que les permitiesen crear juego para atacar.

El Bayern se acercó en varias oportunidades al tercer tanto, pero la falta de efectividad hicieron que el marcador siguiera abierto. Pero finalmente apareció Tolisso con un zapatazo espectacular a metros de la medialuna del área que se clavó en un ángulo e hizo volar para la foto a Jan Oblak. Con el 3-0, se terminó la historia.

Dentro del campo de juego, la superioridad entre un equipo y otro estaba clara, pero fue más evidente cuando a los 25 minutos Coman apareció por derecha, dejó en el camino a tres rivales, y al quedar mano a mano definió a un costado para sellar una obra de arte, ridiculizar a los rivales y festejar el 4-0.