28 febrero 2021

El hospital Materno Infantil está asistiendo más nacimientos

Absorbió la atención a parturientas que brindaba el hospital Papa Francisco, que se destinó para asistencia exclusiva de pacientes con COVID-19.

Los nacimientos en el hospital Materno Infantil se incrementaron desde que rigen las medidas especiales de aislamiento social por la pandemia de coronavirus, debido a que el hospital Papa Francisco no atiende partos por estar destinado exclusivamente a funcionar como establecimiento de referencia de COVID-19.

Además de los partos, se continúa efectuando seguimiento de embarazos de alto riesgo y se atienden urgencias gineco-obstétricas a través del servicio de guardia.

Las pacientes obstétricas con diabetes, restricción del crecimiento, colestasis, malformación fetal, u otras patologías de riesgo, reciben asistencia en los sectores de hospital de día respectivos.

Mientras duren las medidas de la emergencia sanitaria, no hay atención por consultorios externos. Los controles prenatales que no impliquen urgencia deben hacerse en los centros de salud, para lo cual se recomienda previamente tomar contacto vía telefónica para conocer la modalidad de atención.

Restricciones en maternidad

En el parto natural, la mujer puede contar con un acompañante de su preferencia, no así durante la internación. Las mujeres que den a luz por cesárea pueden contar con acompañante femenina sólo durante la internación.  

Es posible que personal hospitalario interrogue al acompañante sobre situaciones y síntomas compatibles con COVID-19. Ante la sospecha de infección, la paciente internada debe designar otro acompañante.

Además, se informó que no se permite el intercambio de acompañantes durante el período de internación.

En cuanto a visitas, se permite sólo la presencia de una persona, en el horario reducido por la emergencia sanitaria de 11.30 a 12.30.

Embarazadas con COVID-19

El equipo del hospital Materno Infantil se capacitó y entrenó para la eventual recepción de embarazadas con COVID-19. Además, se han delimitado circuitos para circulación interna y está en proceso de acondicionamiento el edificio contiguo del CeDIT, para internación de estas pacientes.

Las embarazadas definidas como caso sospechoso de infección serán recibidas en un área especial del hospital, donde se cumplirá todo el protocolo correspondiente.

También se dispuso un área específica para la atención de partos de madres infectadas, y se cuenta con un protocolo de tratamiento particular para el recién nacido, que incluye un estudio a las 24 horas del nacimiento.

Pautas de alarma

La Unidad de Obstetricia del hospital Materno Infantil recomienda solicitar asistencia médica de urgencia ante situaciones que entrañen un riesgo para la embarazada o su hijo.

Algunos de los signos o pautas de alarma para que la mujer requiera asistencia profesional urgente son:

Contracciones uterinas dolorosas antes de las 37 semanas de gestación.

Contracciones uterinas frecuentes durante al menos dos horas seguidas, si se encuentra en fecha probable de parto.

Pérdida de sangre u otro líquido.

Ausencia de movimiento del feto.

Picazón intensa en cuerpo, manos y pies.

Dolor de cabeza intenso, en la nuca, o visión borrosa.

Vómitos persistentes o dolor en la boca del estómago.

Ardor al orinar.

Haber sufrido traumatismos o caídas.

Fiebre superior a los 37,5 grados.

Al igual que toda persona, si la embarazada presenta fiebre, tos seca, dificultad respiratoria o pérdida del gusto u olfato, no debe concurrir por su cuenta al hospital y se debe solicitar asistencia al Sistema de Emergencias 911.