11 abril 2021

Coronavirus: Vacuna prometedora de Moderna Inc. ingresa a Fase 3

Este lunes comenzó el primer ensayo clínico de FASE 3 de una vacuna contra el coronavirus en Estados Unidos. La posible vacuna ha tenido resultados prometedores en sus primeras etapas y la noticia llega en un momento en que se han disparado los casos de la enfermedad en el mundo llevando a países y estados en EE.UU. a volver al confinamiento tras las órdenes de reapertura.

Un equipo del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, que ayudó a desarrollar la vacuna a la par de Moderna Inc. la probó en monos macacos rhesus. Luego infectaron los monos con el virus, un experimento que sería difícil, éticamente, en humanos.

Pruebas con monos: Si bien los monos se infectaron, la vacuna pareció interferir con la propagación del virus en los animales, informó el equipo del NIAID en The New England Journal of Medicine.

“Sorprendentemente, después de dos días, no se detectó ningún virus de replicación en los pulmones de siete de los ocho macacos en ambos grupos vacunados, mientras que los ocho animales inyectados con placebo continuaron teniendo virus de replicación en el pulmón”, señalaron los investigadores del NIAID en un comunicado.

Ninguno de los monos que recibieron la dosis más alta de vacuna tampoco tenía virus en la nariz. Eso sugeriría que la vacuna podría prevenir la propagación del virus, incluso si las personas se infectan.

“Esta es la primera vez que se ha demostrado que una vacuna experimental de covid-19 probada en primates no humanos produce un control viral tan rápido en la vía aérea superior”, señalaron los investigadores.

“Una vacuna para covid-19 que reduce la replicación viral en los pulmones limitaría la enfermedad en el individuo, mientras que la reducción del desprendimiento en la vía aérea superior podría disminuir la transmisión del SARS-CoV-2 y, en consecuencia, reducir la propagación de la enfermedad”, agregaron.

Los investigadores señalan que no está nada claro que los monos respondan al virus de la misma manera que las personas. Pero notaron que el virus parece replicarse en las narices de los monos de la misma manera que lo hace en las personas.

Una preocupación era que la vacuna podría hacer que el cuerpo reaccionara de forma exagerada a una infección verdadera más adelante, una respuesta conocida como enfermedad respiratoria mejorada asociada a la vacuna. Esto no sucedió en los monos, dijeron los investigadores.