16 abril 2021

Cobró el ingreso familiar de emergencia y se lo donó a un vecino de 60 años que no accedió al beneficio

No todas las noticias son “agrias” en tiempos de Pandemia. La historia que contaremos a continuación es una de esas que te alegran el día y te hacen tener esperanzas en las generaciones que vienen.

Este relato tiene como protagonistas a dos personas. Se trata de Joaquín Manzano, el joven estudiante de abogacía Oranense de 18 años, que fue beneficiario del I.F.E. (Ingreso familiar de emergencia) y que decidió donárselo a un amigo de la familia de 60 años que no obtuvo este beneficio.

Este hombre, según la descripción de los padres de Joaquín, es un buen hombre, trabajador, vive en una pieza alquilada y con esto de la pandemia las cosas se le complicaron como a todos.

Joaquín es hijo de Manolo, trabajador independiente y Andrea, periodista de diario El Tribuno de Salta. El joven recibe una Beca por parte del prestigioso diario para el cual trabaja su madre, Pero para un estudiante nunca está de más una ayuda extra,

La historia tomo estado público a través de las redes sociales por una publicación que realizó en Facebook, Manolo, el papá de Joaquín, orgulloso por el acto de solidaridad que tuvo su hijo.
La publicación decía lo siguiente :

“NO DEBERÍA!!!
No debería porque no puedo ser imparcial , mucho menos objetivo. No debería, porque me afecta y me incluye. No debería porque es mi hijo, pero aun así lo voy a publicar. Obviamente habrá quien critique mi parcialidad pero a esta altura, no me importa.


Joaquín obtuvo del estado la ayuda de $10000 que otorgan a algunos. Juro que no se si lo gestionó o si lo entregan por ser mayor de edad o cómo le llegó esa ayuda.

Lo cierto es que cuando Andrea me cuenta, me sentí mal por un amigo que tiene 60 años, que labura día a día, y por cuestiones del azar burocrático no había sido alcanzado por este beneficio. Recuerdo perfectamente la charla de sobremesa donde dije que me sentía un poco avergonzado ,ya que mi hijo tiene de todo y más, vive cómodamente con nosotros y jamás tuvo que trabajar para ganar su alimento diario.

En cambio, éste señor, laburante de años, independiente, por cuestiones de esta pandemia, estaba momentaneamente sin poder trabajar y para colmo no le había salido la ayuda social. Paga un alquiler de una pieza muy modesta y tiene que pagar a diario su comida.


Ahí quedo nuestra charla con Joaquín presente. Se me acercó los otros días y me dice-Papá, toma. Llévale a X, $8000 para que disponga para sus gastos–
Juro que sentí como el pecho se me infaba como queriendo explotar de orgullo. Le dije–Anda en el auto a entregárselo vos mismo. CÓMO NO LO VOY A PUBLICAR!!!!


Si cada vez que me acuerdo, me dan ganas de llorar….”

Muchas gente se preguntará, ¿Por qué se lo dieron a él y no al señor de 60 años? ¿Por qué el estado regala así “nuestro dinero”?…

Y lo cierto es que en esta historia lo que hay que destacar es el espíritu solidario de un joven que sin dudarlo le dio casi la totalidad del dinero que recibió como ayuda por parte del estado a una persona que el consideraba que necesitaba más ese dinero.

Fuente: Informate Pichanal


Eso demuestra el amor y la empatía que le inculcaron sus padres en este difícil camino de educar y formar a los hijos.

¡Grande Joaquín, esperamos que acciones como la tuya se multipliquen en el mundo!