25 octubre 2021

Brasil: Bolsonaro paseando en moto y sin mascarilla

El presidente brasileño ha dado positivo en tres test seguidos, pero dice encontrarse en buen estado de salud. Brasil suma una media de 1.000 muertos al día, supera los 84.000 y no consigue doblegar la curva

El presidente brasileño Jair Bolsonaro,contagiado con covid-19 desde hace dos semanas, fue pillado este jueves saltándose algunas de las normas básicas del confinamiento: paseando en moto y sin mascarilla por los alrededores del Palacio de la Alvorada de Brasilia. Según las imágenes captadas por la agencia Reuters, Bolsonaro incluso paró para conversar con unos barrenderos que limpiaban los jardines y que tampoco estaban debidamente protegidos.

Bolsonaro anunció que se había contagiado con covid-19 el pasado 7 de julio. Ese mismo día aseguró que cumpliría la cuarentena a pesar de que le costaría mucho «quedarse quieto». Desde entonces, pasó a trabajar desde la residencia oficial, y aprovechó para hacer campaña a favor del uso de la hidroxicloroquina, en vídeos en sus redes sociales o en contacto directo con sus simpatizantes, que acuden a verle cada día a las puertas del palacio.

El pasado domingo, salió a los jardines y levantó en dirección al cielo una caja del polémico medicamento, ante el aplauso emocionado de decenas de sus seguidores, colocados a unos metros de distancia, separados por un pequeño estanque. Las autoridades sanitarias remarcan que la hidroxicloroquina y la cloroquina no son eficaces para pacientes de covid-19 y que pueden causar graves efectos secundarios.

El martes, Bolsonaro se sometió a un tercer test y dijo que esperaba que diera negativo, porque ya planeaba retomar su agenda oficial este mismo viernes, con un viaje al noreste del país. No pudo ser. El test volvió a dar positivo, así que tendrá que seguir aislado unos días más.

El paseo en moto no supone el primer incumplimiento de las recomendaciones médicas, pero sí el primero desde que está oficialmente enfermo. Desde el inicio de la pandemia Bolsonaro se codeó con cientos de personas, acudió a manifestaciones en su favor y visitó establecimientos comerciales, haciéndose fotos y saludando amigablemente a todo el mundo. Partidos de la oposición y movimientos sociales definieron estas actitudes como posibles atentados contra la salud pública en las peticiones de ‘impeachment’ que presentaron en el Congreso Nacional.

Brasil supera ya los 84.000 muertos por coronavirus y tiene casi 2,3 millones de casos confirmados, según datos oficiales. La expansión del virus empezó a bajar de intensidad en algunos estados, pero en otros, sobre todo los del sur, el ritmo de contagios es mayor que nunca. En el estado de Santa Catarina, por ejemplo, el número de infectados aumentó un 131 por ciento respecto a las dos últimas semanas. La mayoría de estados hace tiempo que retomaron gran parte de la actividad económica, aunque el país sigue registrando una media de más de mil muertes al día.