14 abril 2021

Beirut: Miles de libaneses recuperaron el espíritu de las protestas sociales

Odio, venganza y caos se apoderaron del centro de Beirut en un ‘día de la ira’ que acabó al menos con un policía muerto y cientos de manifestantes heridos. La rabia por la explosión del martes hizo que los libaneses esta vez no retrocedieran ante los antidisturbios y avanzaran por todo el centro de la capital hasta irrumpir por la fuerza en los ministerios de Exteriores, Economía y Medio Ambiente, estos dos en el mismo edificio. En el primero desplegaron una pancarta en la que anunciaron que era la nueva sede de la «Revolución del 17 de octubre» y que querían una «Beirut desmilitarizada». A los otros dos les prendieron fuego. Ante la imposibilidad de asaltar el parlamento, el siguiente objetivo ocupado por los manifestantes fue la sede de la Asociación de Bancos.

Desde primera hora de la tarde la Plaza de los Mártires volvió a vestirse de revolución. Miles de libaneses recuperaron el espíritu de las protestas sociales que arrancaron el 17 de octubre, pero esta vez para recordar a los 158 muertos y 6.000 heridos de la explosión del martes. Esa misma plaza donde se gestaron las revueltas de 2005, contra la presencia militar de Siria en el país, y 2007, contra el gobierno de Hizbolá, fue el epicentro de un volcán de rabia contra el sistema. Las peticiones no giraron simplemente en torno al cambio político, al grito de «¡asesinos!» la gente clamó venganza por la negligencia de unas autoridades que sabían del peligro de almacenar 2.700 toneladas de nitrato de amonio en el puerto, pero no hicieron nada por evitarlo. Si el martes la nube tóxica del fertilizante se alzó sobre la ciudad en forma de hongo naranja, durante la protesta fueron los gases lacrimógenos los que inundaron todo el centro urbano.

El primer ministro, Hasán Diab, trató de calmar la situación y en un discurso a la nación anunció la convocatoria de elecciones parlamentarias anticipadas y fijó en dos meses el tiempo máximo que piensa permanecer en el puesto. Sus palabras no llegaron a unas calles que clamaban venganza.

«Hoy lloramos, mañana limpiamos y pasado les colgamos», era el mensaje que circulaba desde el miércoles en las redes sociales para preparar una movilización que sirvió también de despedida colectiva a los caídos. En el centro de la plaza se instalaron varias horcas de las que se ejecutaron de manera simbólica muñecos con caretas del presidente, Michel Aoun, cristiano maronita, el presidente del parlamento, Nabih Berri, musulmán chií, Hasán Nasrala, líder de Hizbolá, partido milicia chií, o Saad Hariri, líder de la comunidad suní.

Búsqueda de desaparecidos

En medio del caos y a muy pocos metros de la gran protesta, los servicios de rescate trabajaron un día más sin descanso en la zona cero para intentar localizar los cuerpos de las sesenta personas que permanecen desaparecidas desde el martes. La cifra oficial de fallecidos ascendió a 158 y el de heridos a 6.000, según los datos del ministerio de Salud.

Tras el paso de Emmanuel Macron por Beirut, llegó el turno para el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, y el vicepresidente turco, Fuat Oktay, y su ministro de Exteriores, Mevlüt Avusoul, que visitaron la zona de la catástrofe y se reunieron con las autoridades para analizar la situación.

Todo está preparado para la tele conferencia de donantes anunciada por Macron y en la que estará presente Donald Trump, que adelantó su compromiso para el envío de 17 millones de dólares en ayuda de emergencia.